Bienvenidos a Celebacion.cl - Portal de Celebraciones y Feriados de Chile, Fechas para Celebrar en Chile.

Día de las Iglesias Evangélicas y Protestantes

Para honrar a las iglesias Evangélicas y Protestantes fue establecido el día 31 de octubre, momento en que el monje Martín Lutero clavo en la iglesia Witterberg las 95 tesis dan do inicio a la Reforma Protestante.

El dia fue establecido a partir del año 2008 bajo la ley 20299 por el gobierno conmemorando: “La única forma que los evangélicos celebraran debidamente la fecha, ya que, las jornadas laborales, escolares y similares a las cuales todos, estamos sometidos, impiden que, precisamente, la población cada vez más creciente de personas adheridas al culto evangélico puedan abocarse por completo a celebrar y conmemorar el día que la autoridad  declaró como “Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes”, impedimento que, a nuestro juicio, constituye una situación injusta y que amerita nuestra intervención como legisladores, y valorar así su aporte al desarrollo de Chile.

La Reforma Protestante del siglo XVI, no solo es una reforma religiosa evangélica, que protesto contra los abusos de su tiempo, sino que es una reforma que abarca todas y cada una de las expresiones del ser humano, esta comienza en Alemania y Suiza, luego se extiende a toda Europa, especialmente el norte, y más tarde a todo el mundo.

La Reforma Protestante es para regresar a las fuentes originales del Evangelio, y así comprender cuál es el la causa de la existencia humana y propósito de ella.

Las Iglesias Evangélicas y Protestantes celebran y dan gracias a Dios, por estos 495 años que han pasado desde el año 1517, cuando un monje de la orden de los agustinos protesto contra la venta de indulgencias, que es COMPRAR y VENDER EL PERDÓN de  pecados de vivos y aun de los muertos.  Pero solo Dios puede perdonar, si se cumplen los requisitos establecidos por El, que es la contrición y arrepentimiento genuino desde lo más profundo del ser humano, y creer y declarar a Jesucristo como el Salvador de su vida y comenzar a obedecer a la Palabra de Dios.

Las Iglesias Evangélicas y Protestantes celebran y dan gracias a Dios por:

  1. La Libertad de Conciencia
  2. La Libertad de Expresión
  3. El Impulso a la Democracia
  4. El Impulso al Desarrollo de Las Ciencias
  5. El Impulso a la Educación para todas las personas, sin distinciones
  6. El Impulso a la creación de Universidades y escuelas para el mejor gobierno de las Naciones y de las Iglesias.
  7. El Impulso a la libertad del ser humano, pero con responsabilidad ante la conciencia, ante la familia, ante la sociedad, y sobre todo, ante el único Dios Todopoderoso, Creador y Juez de toda la humanidad.
  8. El inicio de las Traducciones e impresiones masivas de La Biblia, La Palabra de Dios, que sale a la luz pública para toda la humanidad, y para que cada persona tenga acceso a ella. El Costo fue muy alto, los primeros traductores de la Reforma fueron perseguidos, torturados, quemados y colgados, por los gobernantes y la iglesia oficial de entonces.

Cabe señalar, que la Reforma protestante no solo abarcó aspectos religiosos, sino, otros que cubren a toda la sociedad, tales como aspectos filosóficos, políticos, culturales, artísticos y humanos de toda índole, ya que el Evangelio cubra toda los aspectos de la persona creada a la imagen y semejanza de Dios.

Historia del Evangelio en Chile

La Luz del Evangelio de nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo, logra ingresar a Chile, solo después de 300 años, debido a una fuerte oposición inquisidora española y católica, junto con la independencia a comienzos del siglo XIX, para recién asentarse algo, unos 50 años después, tras una fuerte persecución y oposición de políticos y religiosos.

En 1812, llega a Chile el primer embajador norteamericano, Joel  Poinsett, quien era además presbiteriano, participó en la Independencia, y fue amigo de José Miguel Carrera, colaboro en el primer borrador de la constitución y el primer escudo de la patria vieja que incluía la frase, “después de las tinieblas, la luz”, que era una frase símbolo de la reforma protestante.

Después en 1820, James Thompson, pastor protestante y pedagogo, fue invitado por Bernardo O’higgins, para que fundara escuelas. La Biblia le sirvió como libro de estudio, sufriendo una fuerte oposición por parte del clero católico. Igualmente, le fue concedida la ciudadanía chilena por sus grandes aportes.

En 1845, llega David Trumbull, y logra que en 1856 se construya el primer templo evangélico de Chile en Valparaíso, de la Unión Church, que estaba rodeado de un muro de 3,6 metros de altura, para que no se viera ni se escuchara la predicación de la Palabra de Dios.

La iglesia Union Church de Valparaíso, actualmente iglesia Presbiteriana de Valparaíso es un templo protestante ubicado en la ciudad de Valparaíso en la región homónima, construido en 1869 a petición del ministro David Trumbull, líder de la congregación Union Church de Chile. El edificio fue declarado Monumento Histórico el 20 de mayo de 2003 vendido en 1946 a los presbiteranos, la congregación Union Church se trasladó a Viña del Mar donde tienen su templo en la calle Von Schroeders 356; en 2004 pasaron a formar parte de la asociación de iglesias La Viña Chile

Desde los comienzos del siglo XIX, las Iglesias Evangélicas y Protestantes,  a través de sus dirigentes y miembros, aportan al desarrollo de nuestro país, mediante la creación de escuelas y métodos de enseñanza, el apoyo y promoción de leyes libertarias, como Registro Civil, de Matrimonio y de Cementerios.

Sin embargo, entre tanto, cuando moría un evangélico o protestante, no había lugar en donde sepultar sus restos mortales. En Valparaíso, eran enterrados en las quebradas o en las playas lejanas o bien arrojados al mar, mientras que en Santiago los cuerpos eran arrojados al basural que había al costado oriente del cerro Santa Lucia. Solo después de muchos años, se logra la creación de cementerios disidentes o patios disidentes de sepultación, existentes hasta hoy, en ambas ciudades.

Mediante el trabajo silencioso de las Iglesias y sus miembros, en la educación, en la rehabilitación de muchos delincuentes y presos, de drogadictos y alcohólicos, prostitución, homosexuales, etc., que realiza como parte de su labor. También, sin distinción, sigue trabajando en la salud, en la atención de enfermería y apoyo espiritual de los enfermos y sus familias, en hospitales y hogares, en restauración de familias rotas, etc., etc.

“Todo esto, es por amor. Porque el amor de Dios,  fue derramado primeramente en los corazones de aquello que ayudan. Las familias y los individuos que han recibido a Jesucristo en sus vidas, experimentan una verdadera revolución espiritual, de amor a Dios y al prójimo, es como nacer de nuevo.”